sábado, 27 de junio de 2009

el gay saber, la gayofobia, las gayolas y las fiestas de guardar.

no siendo gay un término ajeno al castellano, su acepción mas comúnmente aceptada si que es de nueva planta, o cuño: el castellano, rotundo siempre, denomina a los homosexuales como maricas, bolleras y un largo y no necesariamente ofensivo etc. ofensivo es cualificar, haciendo de la capa un sayo, de gay a todo homosexual. la moneda de curso legal "gay", al contrario que la palabra marica, discrimina a los comportamientos alterados y no se aplica al transformista, al travestí ni al transexual. "gay", entonces, se convierte en gayola (cárcel) o cilicio antinatural que impone la pena de la asimilación y asunción de los podridos estándares heterosexuales (boda, matrimonio, familia, maternidad, paternidad, adopción, y posterior bautizo civil, faltaría pus, juás.) como forma de integración exclusiva, justa amén de necesaria, en el tejido social. este corpus ideológico y conductual, totalitario en suma y partes, impuesto por la autoridad ommiescente; provoca un amplio sentimiento de rechazo (gayofobia) entre los sojuzgados. rechazo que no conviene exteriorizar ni exponer verbalmente o por escrito so pena de ser lapidado por alucinados creyentes, pontífices e inquisidores de lo políticamente correcto y lo igualitario, nuevos e inmisericordes dioses.
me voy a tomar una birra y luego sigo.
heme aquí.
íbamos por aquello de lo gay y lo divino de la muerte y sus verdugos. sigamos entonces con esta gayola mental (acepción masturbatoria que no recoge la real aunque te pueda acoger a un merino sin mezclarlo con las churras.), don
federico nietzsche, después de matar a dios, auguró el nacimiento del gay saber, que no tenia que ver ni que saber con la actual teocracia gay. más bien al contrario, anunciaba la alegría de la liberación de patrones y discursos religiosos y caducos, la muerte de dios y otras entelequias; aunque no cayó, angelito, en que a dios muerto, dios puesto, en el inevitable eterno retorno de lo económico o de lo rentable políticamente; ni en que donde dijeron dios dirán gay y tan anchos.
total que mañana saldrán a pasear las autoridades y la travestorra del pueblo erigida en pendón verbenero o santo en procesión de los derechos de... ... ¿de quién, me pregunto yo?, de los míos no, desde luego. aunque siempre apoyaré, faltaría, que este mutatis mutandis, munícipes y asimilados reciban el tratamiento terapéutico que su inestabilidad emocional y precaria condición mental o fisiológica precisen. y si quieren operarse, que se operen; que lo que es a mi, me la suda. o me lo suda, que yo manías no tengo.

de la serie "las fiestas de pueblo es lo que tienen" (que lo mismo te sacan a las lactantes a lactar procesionalmente, que te sacan a la primera diversa in pectore que te encuentres). debe ser que los circos ambulantes ya no se llevan. por el maltrato a los animalitos será. lástima que el maltrato a mis neuronas no lo tengan en tanta consideración.
gayofobia: ¿fobia al gay cacareante?

descanse en paz don victoriano crémer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada