martes, 1 de mayo de 2012

helarte






el arte vive en los museos y enriquece a los galeristas y especuladores. los artistas modesto ilustrador en mi caso, que no se si llego a artista). morimos de hambre en las calles. no somos los únicos, pero al menos mantenemos la ficción de no ser pobres de pedir limosna, que salvaguarda un poco tu orgullo. hay otros en las calles que no tienen ni esa mínima y ficticia muleta en que apoyar su autoestima. no son mas indignos nosotros, solo que nada saben hacer o nada tienen que ofrecer a parte de la exhibición contenida y explicada en un cartel de su miseria. (siento terminar este sentido párrafo con la mención de que la expuesta no es mi apreciación sobre la mafia de penitentes rumanos, que están de vacaciones mendicantes a gastos pagados por cáritas y devotos cristianos). y no tienen que solicitar ni pagar un permiso de ocupación de vía pública para ejercer una  actividad teatral y genuflesa. pobrecitos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada