sábado, 22 de octubre de 2011

mediométricas

del salón en el ángulo no precisamente oscuro, inciden las lineas operísticas, es decir las obras, de dos creadores dispares: carlos antonio suarez marcos y manolo campoamor. en la sala espacio vías y bajo el título de mediométricas, la abstracción geométrica y espiritual de manolo campoamor, interacciona con el manierismo, también abstracto y ornamental, de carlos antonio suárez marcos, generando un equilibrio compositivo de rara belleza y cualidad trascendente, rallano en la perfección. sobre la pared, no ya desnuda sino monacal, las piezas expuestas brillan como relicarios sacramentados. la diosa justicia equilibra, justo al raso, su balanza. ninguno de los juzgados es culpable o inocente, siendo ambos reos. reos convictos del delito, ignominioso, de la libertad creativa y de la fe en sus propios dioses. si, además, la celebración es secundada no ya por numerosos fieles, como fue el caso, sino x destacados heresiarcas, de entre ellos: julio césar álvarez a cargo de la música litúrgica; y esther calzada, nota relapsa de la vulgaridad, como oficiante; podríamos decir que hubo concilio, jubileo incluso, de la postmodernidad que fue y que permanece, incólume, en el tiempo. ya tocaba algo así x estos yermos de soledad y tal...

el acomodador, manolo campoamor


sin título, carlos antonio suárez marcos


carlos, esther, ego y manolo. foto: javier morán.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada